11 septiembre, 2012

La lucha territorial

Cuando se estudia el comportamiento de las hienas enseguida se ve que el territorio es para ellas de importancia capital. Disponer de un área para nutrirse, para reproducirse, para vivir, en definitiva, es básico. Una manada matará o morirá por su territorio, porque de este depende su subsistencia. Esta defensa se intensifica cuando falta lo básico para sobrevivir: agua, caza, cadáveres,... Esto las lleva expandir sus dominios entrando en conflicto con sus congéneres con el objetivo de conquistar más territorio. Y si hace falta matar, o morir, se mata o se muere.

Cuando los pastos son abundantes y la caza campa por doquier, no hay preocupación por lo territorial. Solo cuando vienen mal dadas pasa a ser la prioridad. Mientras se pueda dormir a la sombra con la panza bien llena de carne no hay problema. Sin embargo, cuando la necesidad acucia, el sonriente carroñero se hace menos selectivo y empieza a comer de todo, incluso los cadáveres de los de su especie.

España es en este momento un erial, no hay abundancia de casi nada, solo de hienas dedicadas a la política. Las hienas hacen ahora aflorar el conflicto nacionalista para agarrarse al poder del que se nutren como vampiros. A nadie le hace falta una cosa como esta en un estado de debilidad, pero no importa... No importa, lo que cuenta es lo suyo.

Los políticos carroñeros catalanes lo hacen así cada vez que se ven en aprietos, como los políticos Argentinos, sacan el nacionalismo de la chistera y se termina el problema. Miles de personas en la Diada piden la independencia mientras las hienas se ríen. Ahora, piensan, tendrá que llegar ese dinero que antes tiramos a la alcantarilla, cuando sobraba.

Este sentimiento nacionalista e independentista surgirá en todas las comunidades. La teta de la madre España está seca, no la queremos para nada. Y el pueblo saldrá a la calle a pedir la independencia... Galicia, Cataluña, País Vasco, Asturias (primera nación española)... Andalucía también querrá ser la república andaluza y Ceuta como Mónaco, un principado para el juego y las putas... Madrid dejará de llamarse Madrid para llamarse España y Extremadura se pensará si se agrega a Portugal, que están un poco menos alienados que aquí.

Pero que coño están haciendo los nacionalistas, los españoles y los periféricos alentando este falso conflicto. ¿No se dan cuenta de que el juego nos lleva a perder a todos? Puede que en otro momento tengamos que pensar en el federalismo, o en la desintegración de esto que llamamos España. De acuerdo, pero, ahora no... Claro que a las hienas esto no les preocupa, solo la comida, la carroña les importa.

5 comentarios:

Bayfon dijo...

Te recuerdo que la manifestación más multitudinaria del nacionalismo (independentista) catalán ha sido organizada y promovida por la Assamblea Nacional Catalana, o sea, la sociedad civil. Los falsos tópicos con los que España quiere desacreditar este movimiento son lugares comunes contra los que luchamos desde hace décadas. En eso el nacionalismo español ha sido muy hábil, en crear una falsa imagen de "lo que ha sido siempre y debe ser".

Artur Mas, este al que criminalizáis de ser casi creador del movimiento independentista ha quedado en fuera de juego ante la masiva manifestación de ayer.

El hartazgo es masivo en Catalunña porqué precisamente el ave carroñera es España, que utiliza los impuestos para crear infraestructuras inútiles en partes de España dónde ésas son un seguro de voto. Cataluña no les interesa y por eso no recibe inversiones en infraestructuras. El problema es que Cataluña necesita y utiliza infraestructuras que ha tenido que construir a través de la inversión privada que se lo quiere cobrar, lo cual significa que el descuido del gobierno de Madrid para con los catalanes y sus necesidades lo acaban pagando los catalanes que ya han invertido su dinero (pagando sus impuestos) pero éste ha acabado en AVEs y autovías vacíos por toda España.

Este es el hartazgo y no otro. Este es el nacionalismo catalán que vísteis ayer en Barcelona y no otro. Porqué la gente nacida en diferentes partes de España o es hija de inmigrantes españoles que dieron con sus huesos en Cataluña también estan hartos de pagar impuestos para esas infraestructuras e ir a sus pueblos de origen y les tilden de insolidarios cuando lo que les pasa es que ya están hartos de pagar, pagar i pagar y trabajar para que otros se lleven el dinero que han generado.

Los que ya no nos sentimos españoles porqué en generaciones hemos vivido en catalán les damos la bienvenida. Porqué a nosotros, a parte de esos impuestos, nos impiden decirle al mundo que somos catalanes: debemos ser españoles porqué así debe ser. Ahora ellos quieren decirle al mundo que no saben donde están las inversiones, pero solo pueden decir al mundo la versión oficial: que son unos insolidarios.

Este es el trato que España le ha brindado a Cataluña desde hace siglos. Y ya estamos hartos.

Jesús Arribas dijo...

Gracias por su comentario. Es bueno que haya opiniones diversas y se abra un debate inteligente.
Le comprendo perfectamente, quiero decir que entiendo cómo se sienten los catalanes cuando les acusan sin fundamento de insolidarios en la España carpetobetónica. Lo comprendo y lo lamento, y si de algo sirve le pido perdón en la parte de culpa que pueda corresponderme.

Lo que quiero decirle es que no todos los españoles somos nacionalistas españoles, pero los partidos nacionalistas catalanes se están comportando igual que los nacionalistas españoles, poniendo el acento en la responsabilidad de España en los males de Cataluña. Sin embargo la causa de los problemas es la mala gestión política de todos ellos. Yo no demonizo a Mas ni a nadie, pero le acuso de mala gestión, porque su objetivo, como el de todos los politicos es el de perpetuarse en el poder, no el de mejorar las condiciones de vida de su pueblo.

De nuevo muchas gracias por su comentario.

Jesús Arribas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marisol dijo...

Vivo en Cataluña desde hace más de 40 años y siempre he percibido el afán de los catalanes por acoger e integrar.Esperaban un respeto para su lengua y su cultura, puesto que forman parte de España, pero no ha sido así.
Su aportación económica a la solidaridad interterritorial (por qué no se han publicitado las balanzas fiscales?) tambien ha sido memospreciada e incluso tildada de insolidaria.
Los ciudadanos catalanes nos
sentimos menospreciados por una parte de la sociedad española;lo percibimos cuando vamos a otras comunidades.
Una gran mayoria de catalanes no eran independentistas pero comprobar que en lugar de contrastar ideas, el gobierno, los representantes de partidos, medios de comunicación y muchos ciudadanos del resto del estado las manipulan a su favor, desde hace mucho tiempo, ha producido un sentimiento de hartazgo, un "no hay nada que hacer".
Hay una interpretación intencionadamente sesgada de la manifestación independentista, no era contra los recortes, ni para pedir una financiación justa para Cataluña era, simplemente, porque muchos habiamos tomado una decisión: mejor fuera de España.
Fué una manifestación festiva porque la gente se sentia aliviada.

Jesús Arribas dijo...

Marisol:
Comprendo muy bien su sensación y la comparto. Pero, fíjese en una cosa. Los catalanes son los únicos que hablan de su aportación al PIB del estado. Eso no gusta en el otro lado del muro, y el muro lo construyeron los partidos "necionalistas".
De todas maneras, yo no estoy en guerra con los catalanes, en absoluto, adoro Cataluña. Estoy en guerra con los políticos chupasangres, y me extraña que siendo un pueblo tan observador, no lo vean ahí.

Muchas gracias por su comentario y le reitero mi respeto. No busco ofender, solo que se reaccione ante la manipulación.