28 octubre, 2012

Y cualquier día rodean los ayuntamientos

El alcalde o el concejal cuya vocación de servicio le llevó a presentarse a las elecciones para hacer algo por su pueblo y por sus vecinos es una especie en extinción. Existen, naturalmente personas así y ayuntamientos centrados en el trabajo del día a día por los vecinos. Son los pequeños consistorios en los  pueblos. Aquí los "políticos" tienen que hilar fino, so pena de ser increpados por su gestión en plena calle y a la vista de todos. Pero esto no deja de ser una especie de fotograma bucólico que se difumina en cuanto el pueblo pasa a villa, la villa a ciudad y la ciudad a gran urbe.

A partir de un determinado momento los ayuntamientos son máquinas de generar gasto y deuda. En cuanto el tamaño supera los 50.000 habitantes ya empieza el baile: corrupción, navajazos por sueldos y liberaciones, puñaladas por ocupar cargos... Vamos, lo lógico y normal en este país donde la seriedad es la virtud menos extendida; incluso no es ni considerada virtud.

No hace nada el semanario alemán Der Spiegel publicaba un reportaje sobre Ana Botella ( aquí el artículo en inglés). Los alemanes estarán locos, pero no son tontos y meten a calzador a su electorado propaganda para cargarse de razón y bloquer el dinero que España necesita. Pero es que, si esto es cierto, que lo es, es un abuso de tal magnitud que no me extrañaría, como dice el encabezado, que empezasen a ser rodeados los ayuntamientos. No me extrañaría que la gente al ver el despilfarro insultante de dinero y medios se levantara desde su lamentable estado de paro y pobreza.

De Madrid se dice en el reportaje que el ayuntamiento es un palacio cuya remodelación ha costado 500 millones de euros; que el despacho de Botella es mayor que el del Presidente de los Estados Unidos; que tiene un mayordomo cuya única función es servirle el café;  que dispone de 260 asesores personales y altos cargos que cobran de media 60.000 euros; y que el ayuntamiento posee, además, 267 coches oficiales de uso personal, más que todas la capitales de la eurozona juntas... Impresionante.

¿Estarán exagerando? No lo sé, pero me temo que no. Además, con toda seguridad, en Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Bilbao, Zaragoza y todas las grandes ciudades las cosas son parecidas. Más aún. Cualquier ayuntamiento  en torno a 100.000 habitantes tiene un buen número cargos de libre designación bien pagados y cuya única función estar allí chupando del bote 4 años, o los que dure el partido en el poder. Cargos que no hacen ninguna falta en estos casos, y yo creo que en casi ninguno, salvo en áreas muy técnicas y específicas.

El gasto es enorme y nadie lo va a cortar. Pero tal vez a alguien se le ocurra la idea de rodear los ayuntamientos corrompidos (son miles). Tal vez a alguien se le ocurra boicotear plenos, gritar en el exterior, increpar a los ediles. No quisiera ser profeta, pero un vaticinio tal, no es difícil de hacer, No se necesita bola de cristal. Y los ayuntamientos son elementos de cercanía. Ojo, políticos municipales. Los excesos en la gestión van a traer consecuencias. Basta con que empiece la gente en uno y el ejemplo correrá como un reguero de pólvora. Tiempo al tiempo.

1 comentario:

M. carlos Martin dijo...

Cada palabra es suscrita por la realidad. El Español medio es incapaz de mirarse al ombligo y ver que la culpa o la gran parte es de nuestra cultura. Se acusa al pp/soe de no hacer cambios rápidos Pero somos los individuos o propios ciudadanos como grupo, los que no somos capaces de modular nuestros avitos..
Seguimos derrochando, permitiendolo. Seguimos vagueando, lo promovemos.Seguimos Desculturizando, lo aplaudimos.. un mirar para otro lado con una crítica poco constructiva nacida del sin/esfuerzo.
necesitamos cambiar, cambiar para otra filosofia, para ver otra manera de vivir y hacer las cosas y sobretodo para que estas personas que al fin y al cabo nos van ayudar, crean que somos justos merecedores de sus ahorros...