21 enero, 2013

La segunda oportunidad del PP

Decir la verdad, o no decir la verdad, esa es la cuestión. Decir la verdad tiene una enorme ventaja: nadie te va tachar nunca de mentiroso, y eso es algo importante. Lo que ocurre es que la verdad, a veces es dolorosa porque puede ir en contra de tus intereses.

Los partidos políticos se deben a sus votantes. El PP tiene unos 10 millones de votantes atónitos, supongo, y ahora tiene la oportunidad de decirles la verdad y liquidar el problema para siempre. Es la segunda oportunidad que tiene el PP para decir la verdad sobre algo que puede influir en su éxito electoral. La primera fue en marzo de 2004: quiso hacer creer a todos el cuento de que ETA estaba detrás de los atentados del 11 M. L mentira le costó el poder y a Rajoy perder las elecciones y a Aznar una retirada sin honores.

Personalmente siempre creí que si Aznar, presidente en funciones, hubiera salido a los medios y explicado que habíamos sido atacados por nuestra posición en el ataque a Irak, la reacción del pueblo, según como se mandase el mensaje, podía haber sido positiva, incluso muy positiva. Pero se optó por la mentira calculada. La mentira siempre da malos resultados, como pudieron comprobar en carne propia. Se coge antes a un mentiroso que aún cojo, reza la sabiduría popular.

Ahora estamos lejos de toda cita electoral. el riesgo es menor. Si Rajoy sale y explica que sí, que había sobres por doquier para los cargos del partido, incluido él mismo, la reacción de su electorado va a ser de cabreo intenso, de dolor por saber que su partido está lleno de aprovechados. Sin embargo, bien explicado, si ahora esas prácticas ya no se dan (esto es indispensable),  puede mandarse el mensaje de que el equipo actual termino con ellas por indebidas. Clero que, para hacer una cosa como esta, hay que ser valiente y jugársela, y mucho me temo que Rajoy es un cobarde vocacional.

Rubalcaba también tiene esta carta para jugar, si es inteligente. El PSOE está en mínimos de aceptación. La posibilidad de hacer borrón y cuenta nueva con sus electores es excelente. Con toda seguridad hay irregularidades en alguna agrupación. La gente ya manifestó su decepción en las últimas elecciones. Hay que aprovechar para vaciar las letrinas y comenzar la regeneración más cerca de los electores. El consejo es gratis, Alfredo.

Los ciudadanos están hartos de manejos. Por eso, quizá esta crisis en el PP sea una buena excusa para que todo el mundo: partidos políticos, sindicatos, patronal, altas instituciones del estado... saque el estiércol de casa. Todos deben aprovechar el momento para airear sus miserias y empezar de nuevo sonrojados, pero con la satisfacción de haber dicho la verdad con gallardía...

... Y entonces desperté.

3 comentarios:

Luis Heras dijo...

Aquí hay un caso muy serio. A cada día que pasa la trama de los sobres va teniendo más testimonios a favor; pero sólo lo de Bárcenas y sus 22 millones ya es de escándalo.

Ahora sí, te doy la razón, más valiera que el PP reconociera su trama a tiempo antes de que se empiece a imputar a ex-diputados dañando más su imagen de mentirosos. En mi opinión, si la trama se probase cierta, por mucho que los de ahora no tengan que ver este Gobierno tiene que dimitir. En cuanto a Alfredo, despertó ayer un poco pero le queda mucho por andar.

Eso sí, esto pinta muy mal, la calle ya no va a tolerar una práctica política delictiva que parece ya extendidísima.

Atento porque los siguientes días van a ser frenéticos. ¡Un saludo!

A.Tamargo dijo...

Ojalá no fuese un sueño! Pero me temo que sí.
Estamos en un momento gravísimo y parece que los políticos no se dan cuenta.
Y vuelvo a insistir,deberíamos apartar las ideologias y exigir TODOS,derecha,izquierda,centro,TODOS,limpieza de toda la mierda que hay y regeneración.
La ideología irá siempre con uno.Yo soy de izquierdas y me moriré como tal, seguro.
Gracias

Anónimo dijo...

Lo de Bárcenas es escandaloso. Pero si el Sr Rajoy está incluido el mísmo en esta trama, como Vd bien dice y pienso que acierta, ¿cree que saldría a decirlo y arriesgarse a tener que dejar la Presidencia del Gobierno y enfrentarse a un enjuiciamiento penal? No creo que el Sr Rajoy en este caso sea un cobarde, sino un superviviente de la porquería con la que su partido se financió estos últimos años. A. Sierra.