17 enero, 2013

Y la corrupción se hizo partido...

Es escandaloso el gran número de casos de corrupción, presunta o comprobada, de personas del PP. Siempre sostuve que era cuestión de tiempo que aflorara la vieja relación de pareja entre la derecha española y el dinero fácil. La derecha española siempre utilizó la política para hacer negocios. Es una mácula imborrable desde que fueron única opción de gobierno después de la guerra civil del 36, y durante cuarenta años. La querencia es la querencia.

No se puede negar, desde luego, que en otros partidos, en casi todos, pero especialmente en el PSOE, hubo muchos casos de corrupción. Casos vergonzosos, desde luego, casos que llevaron a los socialistas a ser considerados corruptibles y que echaron por tierra lo de "cien años de honradez". Eso es así, no hay duda. Pero lo de la derecha ya sobrepasa los límites de la inmoralidad extrema. Se llevan dinero a manos llenas, o son pagados con otros bienes futuros, y se ríen de quienes se lo recriminan. Se sitúan por encima del bien y del mal; por encima, incluso, de la legalidad vigente.

No se me quita de la retina la sonrisa de hiena de Camps después de ser absuelto por un jurado popular (¿sobornado?). Ni me cae en el olvido que los tentáculos de la gran derecha político económica en la judicatura buscaron el modo de eliminar a Garzón. el Juez Campeador había metido las narices en algo demasiado gordo y fue anulado, incluso como persona. A Garzón se le expulsó prácticamente del país... "¡Hala, imbécil! A buscarte la vida donde no estorbes". La vergüenza que cayó sobre los jueces que lo condenaron es tan grande que no deberían ni de salir a la calle. Pero, claro, como son miembros de la gran derecha, salen con la cabeza alta; su reino no es de este mundo.

Toda la panoplia de casos de estos días: asalto a la sanidad, áticos en Marbella, consultoras de selección de directivos... Todo ello es rematado ahora por la información sobre Bárcenas y sus millones en Suiza. Y a todo esto se añade que Montoro se inventó lo de la amnistía fiscal, no como dijo para recaudar, sino para que sus corruptos correligionarios blanqueasen el dinero tenían en cuentas opacas; lo demás era un añadido. A mi entender, esta es la irregularidad más grave cometida por un gobierno desde el asunto GAL. El presidente debe tomar medidas contundentes, a no ser que él mismo esté implicado en toda la trama.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La casta política, sobre todo la del PP, ha perdido toda credibilidad. Y eso que la máxima del político era ser el servidor de quienes lo elegían. Ahora todo se volvió del revés. Los que les servimos somos nosotros a ellos, y lo de vivir por encima de nuestras posibilidades sólo es aplicable a ellos, porque el pueblo llano sobrevive como puede, estando cada vez más cerca de la pobreza inhumana. A. Sierra.

Luis Heras dijo...

A mí siempre me dolerá que el primer imputado en la Gürtel fuera el juez que la inició. Un hombre al que sigo apreciando enormemente, por cierto.

La corrupción es transversal para todos los partidos, pero creo que el PP está haciendo logros espectaculares en los últimos tiempos. Es una vergüenza el entramado que tienen, y peor todavía lo que no conoceremos y que yo no me alcanzo a imaginar.

Debería ser un delito muchísimo más grave, siempre lo he dicho. Al fin y al cabo están robando al conjunto de su ciudadanía, al país ya aquellos sobre los que se sostienen.

Por un lado unos robando y por otro unos cuantos que tanto o más les falta y no entienden nada. No entiendo este país, Jesús.

Jesús Arribas dijo...

Casi ya no va a ser cosa de entender, porque esto no hay quién lo entienda. Va a ser cosa de que la ciudadanía tome decisiones que están a su alcance: iniciativas populares, abstenciones en masa en elecciones, demandas directas a los representantes por carta, email, etc... La sociedad civil es más fuerte de lo que piensa, solo que no se da cuenta porque está cómoda así. Es como cuando en una casa hay goteras en una zona, te adaptas a vivir en ora y se acabó el problema. Aquí, lo malo es que el tejado ya está como un colador.

Ciudadano Abducido dijo...

¿Qué más tiene que suceder para que una sociead reaccione? ¿Qué coño nos han metido en la cabeza para seguir tolerando los abusos de la clase política?

Nos han abducido, han anulado nuestra voluntad y nos han hecho creer que somos culpables de sus fechorías.

Por menos que esto, en otros momentos de la historia, estos corruptos ya temerían por su integridad y la de sus hijos

Jesús Arribas dijo...

Yo creo que la cosa pasa por el hecho de que los políticos dan cuentas al partido. Al fin y al cabo el partido los elige, a dedo, para formar las listas. Nuestro voto es indirecto... Quizá por eso he decidido dejar de votar hasta que no se le de una vuelta de tuerca al sistema electoral.

A.Tamargo dijo...

Hola Jesús,¿y votar en blanco?. Esto es lo que nos recomienda que hagamos una persona honesta "rara avis in terris" que fue presidente de un partido y que se pone al frente de un movimiento popular, a pesar de su precaria salud, llamado "FRENTE CÍVICO, somos mayoría", y hablo de Julio Anguita. Es un hombre que como a tí, a mí y a muchísimos españoles, dejemos apartadas las ideologías, nos preocupa la actual situación.
Estaba muy amargada y decepcionada,soy muy mayor,pero últimamente me empiezo a ilusionar porque veo que los jóvenes estais despertando.
Gracias por tus comentarios.

Jesús Arribas dijo...

No creo que votar en blanco sea la solución. Es tanto como decir que se está de acuerdo con el sistema, pero no encuentro opción. Según creo los votos en blanco se reparten proporcionalmente a los resultados, con lo cual, son muy útiles para los más votados.
He visto la página de Frente Cívico. Está bien lo que dicen.
Sin embargo no creo que se deban apartar las ideologías. Lo que es ilícito es el intento de adoctrinamiento. Creo que nuestro problema es ese y el comportamiento general de los partidos.

Gracias por participar en el blog